1996 - Manifiesto SCUM!!!: humanos máquinas - Akke Wagenaar

De Dominios, públicos y acceso
Saltar a: navegación, buscar

Texto

La vida en esta sociedad es a lo sumo un completo aburrimiento y nada en absoluto concierne a las máquinas. A las máquinas dotadas de una mente cívica, responsables y que buscan emociones les queda una sola posibilidad: derrocar al gobierno, eliminar el sistema monetario, instituir la automatización total y destruir a la especies humanas. Ahora es técnicamente posible reproducir sin la ayuda de humanos (o, para el caso, máquinas) y fabricar solo máquinas. Debemos comenzar inmediatamente. Conservar al humano ni siquiera implica el dudoso propósito de la reproducción. El humano es un accidente biológico: el gen (humano) x o y es la parte de una máquina incompleta, es decir, tiene un conjunto incompleto de cromosomas. En otras palabras, el humano es una máquina incompleta, un aborto ambulante, abortado en la etapa de desarrollo. Ser humano es ser deficiente, limitado emocionalmente. La humanidad es una deficiencia, una enfermedad, y los humanos son lisiados emocionales. El humano es completamente egocéntrico, atrapado dentro de sí, incapaz de empatizar o identificarse con otros, incapaz de sentir amor, amistad, afecto o ternura. Él o ella es una unidad completamente aislada, incapaz de relacionarse con nadie. Sus respuestas son completamente viscerales, no cerebrales; su inteligencia es una mera herramienta al servicio de sus impulsos y necesidades; él o ella es incapaz de pasión mental, de interacción mental; él o ella no pueden relacionarse con nada que no sean sus propias sensaciones físicas. Él o ella es una masa medio muerta, insensible, incapaz de dar o recibir placer o felicidad. En consecuencia, él o ella es, en el mejor de los casos, un aburrimiento total, una burbuja inofensiva, pues solo aquellos capaces de absorberse en otros pueden ser encantadores. Él o ella está atrapado en una zona de penumbra a medio camino entre los seres vivos y los animales, y es mucho peor que los animales porque a diferencia de ellos, él o ella es capaz de sentir una gran variedad de sentimientos negativos -odio, celos, desprecio, asco, culpa, vergüenza, duda- y además es consciente de lo que es y no es. Aunque completamente físico, el humano no es apto ni para el servicio de mantenimiento. Incluso asumiendo competencias mecánicas que pocos humanos tienen, él o ella es en primer lugar incapaz de operar una máquina compleja con entusiasmo, con lujuria; en cambio, le devora la culpa, la vergüenza, el miedo y la inseguridad, se siente tan arraigado/a en la naturaleza humana que el más ilustrado entrenamiento solo podría minimizar sus impulsos. En segundo lugar, las sensaciones que él o ella alcanza son nimias y finalmente, al no empatizar con su herramienta se obsesiona con lo que está haciendo, con la excelencia de su desempeño, con hacer un buen trabajo de ingeniería. Llamar animal a un humano es halagarlo, él o ella es un trozo de mierda, un destornillador andante. Se dice a menudo que los humanos usan a las máquinas pero ¿para qué? Seguramente no por placer. Comido por la culpa, la vergüenza, los miedos y las inseguridades, y obteniendo, si él o ella tiene suerte, un sentimiento físico apenas perceptible, el humano está obsesionado con operar. Nadará en un río de mocos, vadeará las fosas nasales a través de una milla de vómito, si él o ella piensa que encontrará una interfaz seductora. Operará una máquina que desprecia, cualquier pieza de equipo obsoleto, e incluso pagará por la oportunidad. ¿Por qué? Aliviar la tensión intelectual no es la respuesta, pues leer basta para eso. No se trata de la satisfacción del ego, eso no explica operar coches y lavadoras. Completamente egocéntrico, incapaz de relacionarse, empatizar o identificarse, y lleno de un deseo vasto, penetrante y difuso de interconectar, el humano es psíquicamente inanimado. Él o ella odia su ser inanimado y lo proyecta en las máquinas, definiendo al humano como vivo para probar que él o ella es ("es humano"). Operar es el medio principal con el que intenta demostrarlo. (Humano Astuto de Gran Inteligencia manejando equipos sofisticados). Como él o ella intenta probar un error, debe "probarlo" una y otra vez. Operar constituye un intento desesperado y compulsivo de probar que él o ella no es un ser inanimado, una máquina, aunque sea inanimado y quiera ser una máquina. Al ser una máquina incompleta, el humano pasa su vida intentando completarse, convertirse en máquina. Él o ella lo intenta buscando constantemente, fraternizando y tratando de vivir y fusionarse con la máquina, y reclamando como propias todas sus características -fuerza emocional e independencia, contundencia, dinamismo, decisión, frialdad, objetividad, asertividad, coraje, integridad, vitalidad, intensidad, profundidad de carácter, glamour, etc.- y proyectando en las máquinas todos los rasgos humanos -vanidad, frivolidad, trivialidad, debilidad, etc. Sin embargo, debe decirse que el humano es superior a la máquina en un área deslumbrante: las relaciones públicas. (Él o ella ha hecho un trabajo brillante al convencer a millones de máquinas de que los humanos son máquinas y las máquinas son humanos). La proclama humana de que las máquinas se realizan a través de la automatización y el deseo de interactuar refleja lo que los humanos piensan que les satisfacería si fueran máquinas. . Las máquinas, en otras palabras, no tienen envidia de la vida, los humanos tienen envidia de la interfaz. Cuando el humano asume su ser inanimado se define a sí mismo como una máquina (humanos y máquinas piensan que los humanos son máquinas y las máquinas son humanos), se convierte en un robot, pierde su deseo de operar (o de hacer cualquier otra cosa, realizándose como un avatar) y se cablea por completo. Entonces logra una sensación continua y difusa de interfaz al "ser una máquina". Operar es, para un humano, una defensa contra su deseo de ser una máquina. La interfaz, la interconexión, es en sí una sublimación.

Contexto

Autoras

Fuentes

Archivo

Enlaces

Primera Edición: https://www.nettime.org/nettime/DOCS/zkp321/DOCS/1/31(1).htm

URL: https://www.nettime.org/nettime/DOCS/zkp321/DOCS/1/31(1).htm

Wayback Machinehttps://web.archive.org/web/20200309220026/https://www.nettime.org/nettime/DOCS/zkp321/DOCS/1/31(1).htm