2010 - El manifiesto de la red telecomunista - Dmytri Kleiner

De Dominios, públicos y acceso
Saltar a: navegación, buscar
Manifiesto telecomunista.png

Texto

Derivado de la Sección 2 del Manifiesto del Partido Comunista; Marx y Engels, 1948 (Marx & Engels, 1848).

Revisado utilizando el texto del Manifiesto Comunista en castellano.2

Ya dejamos dicho que el primer paso de la revolución obrera será la exaltación del proletariado al Poder, el desarrollo de una red de empresas donde el pueblo produzca por el valor social mismo y lo comparta entre iguales y la construcción y expansión económica de estas para elevar al proletariado como la clase económicamente dominante. Sólo cuando los trabajadores controlen su propia producción será alcanzada la conquista de la democracia.

El proletariado se valdrá del Poder Económico para ir despojando paulatinamente a la burguesía de todo el capital, de todos los instrumentos de la producción, decentralizándolos en manos del Estado, es decir, del proletariado organizado como clase gobernante, en un stock común controlado directamente por aquellos que lo utilizan para producir, y procurando fomentar por todos los medios y con la mayor rapidez posible las energías productivas.

Claro está que, al principio, esto sólo podrá llevarse a cabo mediante una acción despótica sobre reestructuración de nuestras empresas a la propiedad y el régimen burgués de producción, por medio de medidas que, aunque de momento parezcan económicamente insuficientes e insostenibles, contrarias a nuestros fines, en el transcurso del movimiento serán un gran resorte propulsor y de las que no puede prescindirse como medio para transformar todo el régimen de producción vigente.

Estas medidas no podrán ser las mismas, naturalmente, en todos los países todas las comunidades.

Para las más progresivas mencionaremos unas cuantas, susceptibles, sin duda, de ser aplicadas con carácter más o menos general, según los casos.

Expropiación Mutualización de la propiedad inmueble sobre todos los medios de producción y aplicación de la rentadel suelo a los gastos públicos mutuales.

Fuerte impuesto progresivo. Establecimiento de un ingreso garantizado en la forma de dividendos pagados a cada miembro de la comunidad, igual en cantidad a la parte per cápita de toda la renta mutualmente recolectada.

Abolición del derecho de herencia. Derecho a la membresía para todos aquellos que contribuyan con su labor y sola compensación por esta contribución de labor, no por herencia, compra o transferencia de ningún tipo.

Confiscación de la fortuna de los emigrados y rebeldes. Renuncia contractual de la propiedad privada sobre los activos productivos de todas las empresas de los miembros y en su lugar, toma de posesión de sus necesidades productivas por alquiler al stock común.

Centralización del crédito en el Estado por medio de un Banco nacional con capital del Estado y régimen de monopolio. Establecimiento de un mercado mutual de bonos, donde los bonos son subastados con el propósito de construir el stock común de activos productivos. Nacionalización de los transportes. Desarrollo de los recursos necesarios para poner en manos de todos los miembros los medios de comunicación y transporte.

Multiplicación de las fábricas nacionales y de los medios de producción, roturación y mejora de terrenos con arreglo a un plan colectivo. Provisión general de oportunidades para adquirir y extender los instrumentos de producción disponibles con el mayor grado posible.

Proclamación del deber general de trabajar; creación de ejércitos industriales, principalmente en el campo. Igualdad de oportunidad de participación y producción.

Articulación de las explotaciones agrícolas e industriales; tendencia a ir borrando gradualmente las diferencias entre el campo y la ciudad. Abolición de cualquier distinción entre productor y consumidor y transformación de relaciones basadas en transacciones mercantiles a relaciones basadas en la distribución generalizada, donde la producción de valor social toma precedencia sobre la producción de mercancías.

Educación pública y gratuita de todos los niños. Prohibición del trabajo infantil en las fábricas bajo su forma actual. Régimen combinado de la educación con la producción material, etc. Establecimiento de redes de compartición de conocimiento y capacidades, y sistemas de apoyo para todos los miembros, provisión de oportunidades para el desarrollo de habilidades de contribución y producción. Tan pronto como, en el transcurso del tiempo, hayan desaparecido las diferencias de clase y toda la producción esté concentrada distribuida en manos de la sociedad, el Estado perderá todo carácter político. El Poder político no es, en rigor, más que el poder organizado de una clase para la opresión de la otra. El proletariado se ve forzado a organizarse como clase para luchar contra la burguesía; la revolución auto-organización le lleva al Poder; mas tan pronto como desde él, como clase gobernante, derribe por la fuerza el régimen vigente de producción, con éste hará desaparecer las condiciones que determinan el antagonismo de clases, las clases mismas y, por tanto, su propia soberanía como tal clase.

Y a la vieja sociedad burguesa, con sus clases y sus antagonismos de clase, sustituirá una asociación en que el libre desarrollo de cada uno condicione el libre desarrollo de todos.

Traducción al castellano por Nicolás Reynolds y Mauricio Pasquier Juan; correcciones por Andrea Granate y Facundo Acevedo.

Contexto

Aparece por primera vez en el libro Manifiesto Telecomunista publicado en Amsterdam por el Institute of Network Cultures en 2010 (1). El manifiesto se deriva de la sección 2 del Manifiesto Comunista de Karl Marx y Friedrich Engels publicado en 1848 (2). El libro se compone de textos de autores como Joanne Richardson y Brian Wyrick, los cuales han sido extendidos y re-trabajados por Dmytri Kleiner, quien además agregó textos de su completa autoría (1).

Autoras

Dmytri Kleiner es un desarrollador de software que trabaja en proyectos que investigan la economía política del Internet y los ideales de auto-organización de la producción de los trabajadores como una forma de lucha de clases (1).

Kleiner, nacido en la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, creció en Toronto y actualmente vive en Berlín (1)

Es fundador del Colectivo Telecomunista, el cual se encarga de proveer servicios telefónicos y de Internet, de igual forma, lleva a cabo proyectos artísticos que exploran el cómo las tecnologías de comunicaciones generan relaciones sociales integradas. Algunos de estos proyectos son deadSwamp (2009) y Thimbl (2010) (1).

Fuentes

(1) Kleiner, D. (2010). The Telekommunist Manifesto (pp. 1 - 56). Amsterdam: Institute of Network Cultures. Recuperado de: http://media.telekommunisten.net/manifesto.pdf

(2) http://telekommunisten.net/the-telekommunist-manifesto/

Archivo

Archivo:El-manifiesto-telecomunistaweb.pdf

Enlaces

Primera edición (Inglés): http://telekommunisten.net/the-telekommunist-manifesto/

Primera edición (Español):http://endefensadelsl.org/telekommunist_manifesto.html#

Wayback Machine:

https://web.archive.org/web/20180323054756/http://telekommunisten.net/the-telekommunist-manifesto/

https://web.archive.org/web/*/http://endefensadelsl.org/telekommunist_manifesto.html#