2014 - Manifiesto nodoequis - Nodoequis

From Dominios, públicos y acceso
Jump to navigation Jump to search
Screenshot-web.archive.org 2017-04-19 19-34-12.png

Texto

¿Por qué el nodoequis?

Atravesamos una nueva era: el momento histórico de la era de Internet; la posibilidad de involucrarse e intervenir desde diferentes puntos simultáneamente en los medios de comunicación es evidente. Somos los primeros testigos del gigantesco fenómeno digital que se escribe día a día. Gracias a la evolución de la web podemos ser partícipes en tiempo real de beneficios comunicacionales nunca antes vistos. Mensajes multidireccionales transmitidos y recibidos en tiempos frenéticamente breves.

Estamos a merced del desnudo de nuestras actividades en los procesos virtuales: las actividades y fenómenos sociales que acontecen en las redes digitales están atravesando por un cambio en el que se desnudan hasta hacerlas perfectamente visibles permitiendo así la vigilancia.

Queremos ser conocedores de todo, hasta de lo absurdo del ocio. Queremos proponer desde la palma de nuestras manos una decisión que ya esté teniendo consecuencias en el próximo minuto. Presenciamos la instantaneidad a la espera de un cambio social.

Pero como realidad y ficción nos muestra la ironía y el ridículo, también somos testigos de un estancamiento, de una pasividad que acostumbra a no ejercer el debate donde impera una absoluta opinión. Una sinrazón que nos permite caminar a los lugares donde se habla mucho, se dialoga poco, y nada se hace.

El Nodo pretende resolver a qué nos enfrentamos, ser un espacio virtual y físico de discusión donde podamos encontrarle algún punto débil a lo que nos esté afectando y combatirlo, un sistema de valores que se base en compartir obras creativas que funcionan como expresiones culturales; una construcción multidireccional hecha por y para estudiantes, un proyecto que pueda ser retomado por diferentes generaciones en nuestra universidad.

Los estudiantes

Ya vivimos nuestra infancia digital, ahora podemos ser una joven generación de luchadores sociales y políticos que nos podemos servir de móviles para proponer y renovar las posturas tradicionales y las formas de manifestación de los movimientos de los años pasados. Nuestros cortos y torpes, pero firmes e impetuosos años nos deben de velar un sensato y lúcido pensar nuevo. Es una apuesta y somos una apuesta.

La razón de este Nodo hecho por estudiantes responde a un intento de implementar un instrumento para comprender un momento de transformación. Hemos de tratar de superar las limitaciones económicas del pasado para tener el privilegio de ser parte de un nuevo espíritu al debate de ideas y expresiones a partir de las redes digitales. Movilizándonos en un solo click, sin caer en una revolución de likes… pero comenzando a simpatizar con cuestionamientos y críticas; llegando al propósito de buscar más preguntas, y para responderlas, no podemos ser pocos (sería contradictorio ser “pocos” en este tiempo). Las acciones en Internet tienen consecuencias, hay una influencia de lo virtual a lo físico y viceversa. Muchas de nuestras lecturas en Internet tienen la capacidad para influir en nuestros pensamientos y comportamientos.

Como estudiantes, el sentimiento de responsabilidad ética en nuestro comportamiento político debe manifestarse como un organismo que entiende a la Cultura Libre como una acción política misma, como una forma de interpelar con la idea de comunidad y universidad.

¿Qué tienen que ver los estudiantes y la ciudadanía con la Cultura Libre?

Nosotros, como alumnos, usuarios, consumidores, productores, navegadores y ciudadanos de los inagotables nodos de información debemos instalar en el centro de la sociedad el debate de nuestra manera de sistematizar recursos e información y su uso a favor del beneficio común: ¿cuál es el rol público de la Cultura Libre en nuestro ámbito social?, ¿cuál es el sentido del conocimiento libre y su orientación para la ciudadanía? Hoy podemos creer que una digna introducción a nuestra vida como estudiantes y ciudadanos puede ser a través de la organización, donde la Cultura Libre nos puede otorgar las cartas para jugar en lo que muchísimos años se ha llamado democracia.

Se debe volver (porque podríamos creer que hubo tiempos mejores) a suturar y crear nuevas redes con la población juvenil, permitiendo ser un molde para la organización social en general. Somos trabajadores del gremio, pero también todos los desempleados. Somos todos los estudiantes, pero también somos todos los jóvenes que se quedaron fuera de obtener una oportunidad, los que vamos por las calles pateando piedras para tocar puertas. Somos todos los que buscan una oportunidad de ser escuchados.

Desde este momento es pertinente enlazar la ideología política de la Cultura Libre con nuestra vida política universitaria. No deberíamos entender nuestra escuela como un espacio neutro y apartado de la sociedad, sino como un espacio orgánico y de propuesta, en el que la distancia entre el ciudadano y el universitario sea de una ligera arista.

Venimos de los lugares comunes, venimos de los lugares donde dejar pasar puede ser sinónimo de debilidad. Venimos de los lugares donde poco y nada se sabe. De los lugares menos pensados donde no podríamos ejercer nuestra libertad… pero también de los lugares más obvios donde podemos ejercerla plenamente. Por eso el nodoequis.

Archivo

Archivo:Manifiesto nodoequis.pdf

Enlaces

URL: http://nodoequis.org/archives/40

Wayback Machine: https://web.archive.org/web/*/http://nodoequis.org/archives/40