2013 - Wages for Facebook - Laurel Ptak

From Dominios, públicos y acceso
Jump to navigation Jump to search

Texto

Ellos le dicen amistad. nosotros le decimos trabajo no remunerado. con cada like, chat, tag, y poke nuestra subjetividad les genera dividendos. ellos lo llaman compartir. nosotros le llamamos robar. hemos estado atados a sus términos y condiciones por demasiado tiempo. es hora de poner nuestros propios términos.

Exigir salarios para facebook es hacer visible que nuestras opiniones y emociones han sido distorsionadas para cumplir una función especifica en línea, y nos han sido arrojadas de vuelta como un model al que todos debemos conformarnos si queremos ser aceptadas en esta sociedad. nuestos dedos se han deformado de tantos likes, nuestros sentimientos se han perdido entre tantas amistades.

El capital nos ha tenido que convencer de que es una actividad natural, inevitable y hasta satisfactoria para hacernos aceptar Trabajo no remunerado.a su vez, la condición no remunerada de facebook ha sido un arma poderosa para reforzar la suposición común de que facebook no es trabajo, evitando así que luchemos contra él. nos ven como usuarios o amigos potenciales, no trabajadores en pie de lucha. debemos admitir que el capital ha sido muy exitoso en esconder nuestro trabajo.

Al negar un salario por nuestro tiempo en facebook a la vez que se benefician directamente de los datos que éste genera, y al transformarlo en un acto de amistad, el capital ha matado muchos pájaros de un tiro. primero que nada, ha obtenido un chingo de trabajo casi gratis, y se ha asegurado de que nosotros, lejos de luchar contra ello, busquemos ese trabajo como si fuera la mejor cosa en la red.

Las dificultades y ambigüedades al discutir salarios para facebook nacen de reducir los salarios para facebook a una cosa, a un bulto de dinero, en lugar de verlo como una perspectiva política. la diferencia entre estos puntos de vista es enorme. ver los salarios para facebook como una cosa en vez de una perspectiva es tomar el resultado final de nuestra lucha y separarlo de la lucha misma, es no ver la importancia de desmitificar y subvertir el rol al que nos ha confinado la sociedad capitalista.

Si vemos los salarios para facebook como una perspectiva política, podemos ver que luchar por ellos producirá una revolución en nuestras vidas y nuestro poder social. los salarios para facebook no solo son una perspectiva revolucionaria, sino una perspectiva revolucionaria desde un punto de vista contemporáneo que apunte hacia una solidaridad de clase.

Es importante reconocer que cuando hablamos de facebook no hablamos de un trabajo como cualquier otro trabajo, sino que hablamos de la manipulación más ubicua, sutil y mistificada que el capitalismo ha perpetrado contra nosotros en tiempos recientes. es verdad, bajo el capitalismo todo trabajador está manipulado y explotado, y su relación con el capital está totalmente mistificada.

El salario crea la impresión de un trato justo: trabajas y te pagan, luego entonces tú y tu jefe son iguales; mientras tanto en la realidad, el salario, lejos de pagarte el trabajo que realizas, esconde todo el trabajo no remunerado que produce la ganancia. pero el salario por lo menos reconoce que eres un trabajador, y que puedes negociar y luchar con y contra los términos y la cantidad de dicho salario, los términos y la cantidad del trabajo.

Tener un salario significa ser parte de un contrato social, y no existe duda sobre su significado: trabajas no porque te guste o porque te resulte natural, sino porque trabajar es la única condición bajo la que se te permite vivir. pero por más explotada que estés, no eres ese trabajo.

Exigir salarios para facebook socavará por sí solo las expectativas que la sociedad tiene para nosotras, pues tales expectativas—la esencia de nuestra socialización— son todas funcionales para nuestra condición sin salarios online. en este sentido, es más apto comparar la lucha de las mujeres por tener salario que la lucha de los trabajadores hombres en la fábrica por tener mejores salarios. cuando luchamos por tener salario luchamos directamente y sin ambigüedad contra nuestra explotación social. luchamos por romper el plan capitalista de monetizar nuestras amistades, sentimientos y tiempo libre, con el cual ha logrado mantener su poder.

Los salarios para facebook, entonces, son una exigencia revolucionaria no porque destruyan por sí solos al capital, sino porque atacan al capital y le obligan a reestructurar las relaciones sociales en términos más favorables para nosotras y, por consecuencia, más favorables para la solidaridad entre la clase trabajadora. de hecho, exigir salarios para facebook no significa decir que si nos pagan seguiremos haciéndolo. significa justo lo contrario.

Decir que queremos dinero por facebook es el primer paso hacia negarnos a hacerlo, porque las exigencias de salarios hacen visible nuestro trabajo, lo cual es la condición más indispensable para iniciar una lucha en su contra. en contra de cualquier acusación de “economismo”, debemos recordar que el dinero es capital, es decir, el poder de dirigir el trabajo.

Por tanto, reapropiarnos de ese dinero que es fruto de nuestro trabajo—y del trabajo de todas nuestras amistades— significa al mismo tiempo socavar el poder del capital para dirigir nuestro trabajo por la fuerza.

Y desde el punto de vista del trabajo no podemos exigir un solo salario sino muchos salarios, porque nos han obligado a realizr muchos trabajos simultáneos—también trabajamos para google, twitter, microsoft, youtube, y un sinfín de otras empresas. desde ahora queremos dinero porque cada momento de este trabajo, de modo que podamos negarnos a hacerlo, primero en parte y eventualmente en su totalidad.

Los salarios por facebook son solo el comienzo, pero el mensaje es claro: desde ahora deberán pagarnos porque como usuarios ya no les garantizamos nada. queremos llamar trabajo al trabajo para un día redescubrir qué es la amistad.

Enlaces

Primera Edición:

URL: http://wagesforfacebook.com/

Wayback Machine https://web.archive.org/web/20200301051509/http://wagesforfacebook.com/